Las ultimas:

humildad